viernes, 16 de octubre de 2009

AMANECER EN LA ALBUFERA DE POLLENSA

Hoy cuatro de octubre suena el despertador a las cinco de la mañana, desayuno y salgo al patio a comprobar como está el nuevo día que a estas horas está bastante estrellado y fresco escucho el canto del gallo del vecino que saluda al amanecer que está apunto de comenzar.
Bien voy acelerando porque hay muchas cosas que cargar en el coche hoy vamos a estrenar el Hayd, la silla que acabo de recibir termino de cargar las cosas rumbo a pollensa.Tengo de camino unos 35 minutos que es el tiempo que tardo en ir de campanet a pollensa donde me espera mi compañero de fatigas.
Cuando llego allí más o menos son ya las seis, es de noche todavía hay que utilizar las linternas para sacar las cosas de coche.Nos disponemos a caminar en dirección donde tenemos que montar el hayd, el sito promete diviso el mar de frente que es por donde el sol despuntará dentro de un rato.

Todo está preparado sólo queda esperar y es cuando los minutos parecen convertirse en horas
para que el sol empiece a regalarme los primeros destellos de luz, que en el día de hoy asoma con un maravilloso color naranja y los minutos siguen pasando sin acercarse ninguna ave...... tengo una maravillosa luz que no puedo aprovechar.
Hoy la cosa está muy tranquila pero de pronto un grupo de Arnades Reales vienen dando su paseo matinal y la luz que acompaña es espectacular, no puedo dejar de aprovechar este momento aunque la posición en la que se encuentran sea a contra luz, pero da igual la luz es lo que importa porque los colores en este momento son muy hermosos.

Uno de ellos me regala un fantástico estiramiento de alas y aprovecho al máximo este momento para fotografiarlo,ya que la verdad hoy no vinimos a fotografiar a estos patos sino a un Martin Pescador porque este
es el lugar donde habita, hoy no hubo suerte con él.

Me voy bastante contento con las fotografías tomadas de estos patos a contra luz, es una gran suerte el encontrarme allí cuando el sol con su paleta de colores pintó este nuevo día.

Otoño de 2009.

1 comentario: